Archivo de la etiqueta: viajes

Consejos para viajar a Islandia

islandia1

El campo geológico de Namafjall Hverir, cerca del lago Myvatn, en el norte. /GETTY

Islandia es un país impresionante con unos paisajes sorprendentes que quitan el aliento. Además, ahora es más económico viajar allí, porque hay vuelos baratos desde varias ciudades españolas: Barcelona, Alicante, Gran Canaria, Málaga y Palma. Sin embargo, conviene tener en cuenta algunas cosas antes de emprender el viaje:

  • Es un país muy caro (hamburguesa y bebida, 20 euros), así que si vas corto de pasta conviene facturar algo de comida desde casa.
  • Llévate mucha ropa de abrigo. Aunque en verano las temperaturas son más suaves, hay lugares donde pasarás frío, sobre todo si vas de camping. Un abrigo grueso y una camiseta térmica serán de gran ayuda.
  • Alquila un 4×4. Es la única forma de llegar a lugares tan mágicos como el volcán Askjia o Landmannalaugar. Las excursiones a estos lugares son bastante caras. Una buena opción es la empresa islandesa Geysir.

bonus

  • Busca el cerdito: los supermercados Bonus, cuya imagen es una especie de cerdito loco, son los más baratos del país. Suelen estar a las afueras de los pueblos más grandes y son una buena opción para comprar fruta (casi siempre española) y todo tipo de comida.
  • No te olvides del bañador y la toalla: hay piscinas públicas con agua caliente por todas partes, son baratas (desde 6 euros) y funcionan como centro social. Así que es una experiencia que no te puedes perder.
  • Si buscas una alternativa a la muy turística Laguna Azul (que cuesta 50 euros y está siempre llena) te recomiendo los baños naturales de Myvatn, en el norte: las entradas cuestan entre 26 y 30 euros y no están tan llenos.
  • Echa en tu equipaje el saco de dormir: pasar la noche en una cama con tu saco suele abaratar el precio del alojamiento.
  • La gasolinera es tu amiga. Cuando vayas por sitios donde no te encuentres con nadie, ten en cuenta que en las gasolineras hay absolutamente de todo. Menos pan.
  • Si quieres recorrer la isla de forma circular necesitas al menos 10 o 12 días.
  • ¡Cuidado con las ovejas! En el este, están por todas partes y pastan a sus anchas por la carretera principal.
  • Y prepárate para sorprendente: verás decenas de cascadas, glaciares, volcanes y campos geológicos que te harán pensar que estás en otro planeta.

Nosotros fuimos cinco amigos y alquilamos un coche para dar la vuelta a la isla. He resumido el viaje en este reportaje en El Viajero y en este vídeo en El País. Aquí tienes una selección de fotos de lo que te vas a encontrar. Este blog reúne más ideas para viajar barato al país.

Sigue leyendo

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Viajes

Por qué Carlos Dívar va tanto a Marbella

Escuchó la letra de esta canción y, claro, no pudo resistirse. Desde entonces, se siente obligado a ir todo el rato:

Yo tengo un apartamento
En el Puerto de Banús
Y no le falta de nada
Yo no pago ni la luz
De Marbella a Fuengirola
Yo me voy por la mañana
Con una sueca del brazo
Y por la noche a la cama
Qué tendrá Marbella,
qué tendrá la costa,
que todo el que llega
allí se coloca coloca coloca

Deja un comentario

Archivado bajo Que pasa en el mundo

Diarios de El Cairo (III) 21.27 – 07/09/2011

La primera jornada en la que he tratado de exprimir El Cairo termina, por ahora, en un bar que, según me dicen, está de moda: “الحرية “, (Libertad). Hace honor a su nombre y vende cerveza, una botella enorme de Stella. Suave, egipcia, no muy fría. La mayoría de los clientes son jóvenes. No todos. Algunos extranjeros, otros claramente de aquí.

Los dos camareros se pasean con botellas de cerveza y, con un gesto, las van soltando por las mesas. La gente charla animada. Choca ver a casi tantas mujeres como hombre, lo que no ocurre en las cafeterías que he visitado hasta ahora, totalmente masculinas. La birra, pese a estar templada, me sabe a gloria. Creo que he tenido suerte de pillar mesa: ya no queda ni un libre. Libertad. Qué buena forma de acabar un día

Engaños y tamareo

Quedarse parado mirando un mapa es motivo suficiente para ser abordado en El Cairo. Hoy me han llevado dos veces a la misma tienda de perfumes, con diferentes trucos. El primero quería “indicarme una dirección”. Al entrar en la tienda le he dicho “لا شكرا” varias veces. Luego, me ha dicho mal la dirección que le he preguntado y el horario de apertura.

En la misma tarde, otro hombre me aborda para “ayudarme”. Me cuenta que ha estado en España y que fue profesor de árabe. ¡Cuántos egipcios han estado en España! Ejem. Me ofrece su tarjeta y ¡oh, sorpresa! Me lleva a la misma tienda que por la mañana. “كل الناس يعملون هنا” (toda la gente trabaja aquí), le digo, y me voy. sonrío. Se ha quedado un poco plof. ¿Cómo decir que no sin resultar un borde?

1 comentario

Archivado bajo Diarios de El Cairo

Diarios de El Cairo (II) 11.50 – 07/09/2011

Tras un breve paseo para mezclarme con esta locura, empiezo a ver un cierto orden en este marasmo de tráfico, calor y gente. Cojo un taxi negro. Primer error. ” وكم هذا؟” le pregunto al taxista. “لا مشكلة” responde. No hay problema. Cuando llegamos, le doy 5 libras. Se enfada y pide 15. Le doy 8. Tampoco parece exagerado.

Llego a la sede de la Agencia Efe en la ciudad. Me recibe Enrique. Es muy simpático y parece que tiene ganas de hablar. Dice que trabajó en El País y conoce a varios compañeros. Charlamos un rato. Me dice que evite los taxis negros y que coja siempre blancos, en los que se puede pedir que pongan el taxímetro. Hace dos años no había, cuenta, pero el Gobierno egipcio obligó a renovar la flota y aparcó lo que tenían más de 30 años.

Me presenta a más gente, hay quien trabaja en español y quien lo hace en árabe. Le cuento que vengo a estudiar, que me interesa el mundo árabe, que lo único que sé por ahora de El Cairo es que hace calor y su tráfico es un caos. Es un buen resumen, responde, sumándole las pirámides.

Me da su teléfono y me despido. Salgo. Cambio libras a 8,34. están casi como en el aeropuerto, esto varía mucho a diario. Cojo un taxi blanco. Pido que me lleve a Midan Tahrir. Suenan oraciones en árabe en el taxi. Fuera, pitidos, claxón, bocinas, el sonido más reconocible de esta ciudad loca.

Deja un comentario

Archivado bajo Diarios de El Cairo

Belchite, donde el tiempo se paró tras la Guerra Civil

Este fin de semana estuve en Belchite. Hace muchos años, un profesor de la Universidad me habló de este pueblo, que había quedado en ruinas tras la Guerra Civil, como un ejemplo que nos ayudaría a entender lo que ocurrió en aquella época. Decía que un paseo por las calles destruidas y las iglesias agujereadas podría ayudarnos a imaginar cómo fue aquella guerra fraticida y el estado en que quedó el país, desde las grandes ciudades a las pequeñas aldeas. Tenía razón.  Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo Viajes

Interrail: un viaje por Europa del Este

Este mes de agosto me he hecho un pedazo de viaje por Europa del Este. En realidad, no era un Interrail, porque calculé el precio de los trenes y no me salía rentable. Si hubiera sido menor de 26 años… pero ese tiempo ya pasó y los trenes por esta zona, en general, son baratos. Mi ruta fue: avión a Praga, de ahí tren nocturno a Varsovia, luego Cracovia (dos noches), tren nocturno a Budapest (un infierno, ya os contaré), y sin hacer noche fuimos directos a Belgrado (ahí los trenes se empiezan a poner jodidos).

De allí salimos a recorrernos Rumanía, que merece mucho la pena: primero, a Cluj-Napoca, donde alquilamos un coche para ir a los Maramures, las montañas que están al norte (muy bonitas y por descubrir); más tren para llegar a Sighisoara (lugar de nacimiento de Drácula) y más tarde Brasov. El periplo rumano acabó en Bucarest. Finalmente, tren nocturno a Estambul (duraba 18 horas pero tardó 25), desde donde cogimos (por poco) el avión de vuelta a Madrid. Muchos sitios, muchas anécdotas. Os animo a leerlas en los próximos días.
Podéis ver más fotos si sois mis amigos en Facebook.

Deja un comentario

Archivado bajo Viajes

Turismo de guerra fría en Berlín (Alemania, II)

Iglesia bombardeada en BerlínUna de las cosas que más llaman la atención de la capital alemana es que escapa del turismo más al uso.  La estrella de los visitantes no son los monumentos -casi todos fueron destruídos durante la II Guerra Mundial- ni los museos (aunque el de Pérgamo merezca la pena): aquí  se busca vivir la Historia trágica del siglo XX. Y la ciudad se entrega con rotundidad a esta tarea. Desde los restos del muro que partía en dos la ciudad a los lugares desde los que Hitler dirigió el temible régimen nazi, calles, plazas y descampados mantienen viva la huella del pasado alemán y la enseñan con orgullo, como quien muestra su Torre Eiffel o Cibeles.  Véase como ejemplo la primera foto, de la antigua catedral, que tras pasar varios años igual que cuando fue bombardeada, fue reconstruida luego como muestra la imagen, manteniendo en sus muros el peso de las bombas. Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo Viajes