Archivo de la etiqueta: consejos

Consejos para viajar a Islandia

islandia1

El campo geológico de Namafjall Hverir, cerca del lago Myvatn, en el norte. /GETTY

Islandia es un país impresionante con unos paisajes sorprendentes que quitan el aliento. Además, ahora es más económico viajar allí, porque hay vuelos baratos desde varias ciudades españolas: Barcelona, Alicante, Gran Canaria, Málaga y Palma. Sin embargo, conviene tener en cuenta algunas cosas antes de emprender el viaje:

  • Es un país muy caro (hamburguesa y bebida, 20 euros), así que si vas corto de pasta conviene facturar algo de comida desde casa.
  • Llévate mucha ropa de abrigo. Aunque en verano las temperaturas son más suaves, hay lugares donde pasarás frío, sobre todo si vas de camping. Un abrigo grueso y una camiseta térmica serán de gran ayuda.
  • Alquila un 4×4. Es la única forma de llegar a lugares tan mágicos como el volcán Askjia o Landmannalaugar. Las excursiones a estos lugares son bastante caras. Una buena opción es la empresa islandesa Geysir.

bonus

  • Busca el cerdito: los supermercados Bonus, cuya imagen es una especie de cerdito loco, son los más baratos del país. Suelen estar a las afueras de los pueblos más grandes y son una buena opción para comprar fruta (casi siempre española) y todo tipo de comida.
  • No te olvides del bañador y la toalla: hay piscinas públicas con agua caliente por todas partes, son baratas (desde 6 euros) y funcionan como centro social. Así que es una experiencia que no te puedes perder.
  • Si buscas una alternativa a la muy turística Laguna Azul (que cuesta 50 euros y está siempre llena) te recomiendo los baños naturales de Myvatn, en el norte: las entradas cuestan entre 26 y 30 euros y no están tan llenos.
  • Echa en tu equipaje el saco de dormir: pasar la noche en una cama con tu saco suele abaratar el precio del alojamiento.
  • La gasolinera es tu amiga. Cuando vayas por sitios donde no te encuentres con nadie, ten en cuenta que en las gasolineras hay absolutamente de todo. Menos pan.
  • Si quieres recorrer la isla de forma circular necesitas al menos 10 o 12 días.
  • ¡Cuidado con las ovejas! En el este, están por todas partes y pastan a sus anchas por la carretera principal.
  • Y prepárate para sorprendente: verás decenas de cascadas, glaciares, volcanes y campos geológicos que te harán pensar que estás en otro planeta.

Nosotros fuimos cinco amigos y alquilamos un coche para dar la vuelta a la isla. He resumido el viaje en este reportaje en El Viajero y en este vídeo en El País. Aquí tienes una selección de fotos de lo que te vas a encontrar. Este blog reúne más ideas para viajar barato al país.

Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Viajes

“Nadie tiene por qué leer esta mierda”

periodismo

Tim Radford, responsable de ciencia, cartas, arte y literatura de The Guardian, condensó su experiencia periodística en el diario británico en un manifiesto. En su opinión, lo más importante a la hora de escribir una historia es lograr que alguien la lea. Los periodistas escriben para apoyar la democracia, sostener la verdad, loar a la justicia, justificar gastos, ver mundo y ganarse la vida, pero para lograrlo tienes que tener lectores. Aquí va una traducción rápida y libre de de sus consejos para periodistas:

1-    Cuando te sientas a escribir sólo hay una persona importante en tu vida: el lector.

2-    No escribes para impresionar al científico al que acabas de entrevistar, ni al jefe que te rechazó, ni a tu madre, sino a alguien que va en el metro, de Sol a Cuatro Caminos, agarrado a la barra, y que va a dejar de leer en un segundo en cuanto tenga la menor oportunidad.

3-    Así que la primera frase que escribas es la más importante de tu vida. Porque nadie está obligado a leer, aunque tú te creas un apóstol.

4-    El periodismo es importante, pero nunca debe regodearse en la autocomplacencia. La pomposidad es lo que hace que alguien se pase al crucigrama. Palabras simples, ideas claras y frases cortas son vitales.

5-    Nadie se va a quejar nunca porque hayas escrito algo demasiado fácil de comprender.

6-    Pon esta frase en tu teclado: nadie tiene por qué leer esta mierda: “Nobody has to read this crap”.

7-    En caso de duda, asume que el lector no sabe nada, lo cual no quiere decir que cometamos el error de asumir que el lector es estúpido.

8-    La vida es complicada, pero el periodismo no puede ser complicado. Nadie se lee una histora que empiece: lo que sigue es inexplicablemente complicado.

9-    Una historia sólo ha de contar un gran tema. Si tienes cuatro ramales para contar una historia entrelázalos para que ese gran tema que quieres contar quede claro. No pierdas la rama narrativa que has elegido.

10-   No te sientes a escribir sin antes tener decidido cuál es el gran asunto que vas a contar, y entonces dilo para ti mismo en una frase. Entonces pregúntate si tu madre escucharía esa frase más que un microsegundo antes de ponerse a planchar. Lo mismo pasa con tu jefe, o sea que presta atención a esa frase.

11-   Hay siempre una primera frase ideal. Búscala.

12-   Palabras como superficial, fácil, simplista, no son insultos para un periodista. Y tampoco las palabras llamativo y trivial.

13-  El buen periodismo te tiene que dar una sensación de humor, excitación y gracia, y te tiene que conmover. Que brille, que sea como un flash, y, sí, que sea simple.

14-   Las palabras tienen significados. Respétalos. Úsalas con propiedad. No hagas alarde de autoridad despreciando tu propia ignorancia.

15-    Hay que evitar los chichés como una plaga. Excepto cuando es el cliché correcto. A veces tienes que ser no tanto inteligente como rápido.

16-  Las metáforas son grandes. Pero ojo, los redactores del Guardian instituyeron el premio especial de la Piraña con Bozal, un oscar de la incompetencia que se le dio a un reportero de relaciones laborales que avisó al mundo de que los gatos salvajes del congreso de los sindicatos estaban acechando entre la maleza preparados para saltar como una flecha, como pirañas, salvo que se les pusiera un bozal.

17- El lenguage de la página debe ser recto, claro y vívido. Ojo con el lenguaje de la calle o del pub, que tiene sus propios códigos. Sigue la gramática.

18- Cuidado con las frases largas y absurdas. Ojo con la jerga. Fenotipo, mitocondrio, inflación cósmica.

19-  Matar, no exterminar. Emplea un lenguaje sencillo.

20- La gente responderá mejor siempre sobre algo que les afecta o es cercano a ellos.

21-  Lee, lee sin parar y cosas diferentes, la biblia, Dickens poemas de César Vallejo, lo que sea.

22-  Ojo con los superlativos, el más grande, el más viejo, el más rápido.

23- “Paul Myers, que interpretaba a Jesucristo, emergió como la estrella del espectáculo”. “Asesino absuelto”. No ir contra el buen gusto ni contra la ley.

24-  El que escribe tiene una responsabilidad, y no solo con respecto a la ley. Así que busca la verdad. Si es elusiva, y a menudo lo es, al menos busca la ecuanimidad, y sé consciente de que la historia siempre se puede ver de otra manera.

3 comentarios

Archivado bajo Periodismo y medios

Consejos para viajar a China

20140811_094202

La potencia económica de China ha traído de la mano una mayor curiosidad por la cultura milenaria de este enorme país. El mundo se asombra del crecimiento del gigante asiático y cada vez son más quienes se animan a visitarlo. Pero, ¿qué nos vamos a encontrar allí? ¿Es fácil hacerse entender para un occidental? ¿Merece la pena el largo viaje? Este verano pasé tres semanas en tierras chinas y he aquí alguno de los consejos e ideas por si os animáis a realizar este periplo: Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo Viajes

Diarios de El Cairo (X): visita a las pirámides

9.45 – 16/09/2011

Quedo con Manu para ir en Metro una parte del trayecto, hasta Giza. Allí hay que coger un autobús que vale solo una libra. De vuelta, volvemos en un taxi por 25 libras. Creo que se puede pagar menos, incluso 20. El primer taxista quería cobrarnos 50. La entrada a las pirámides vale 60 libras, pero convenzo al de la puerta de que soy estudiante (enseñando un carné de la Escuela de Idiomas) y pago la mitad, 30 libras.

Manu y yo montamos en camello una media hora por 40 libras. Damos una vuelta a todo el lugar, que es bastante grande y muy espectacular, aunque el estar tan cerca de la ciudad (casi pegado) le quita algo de gracia. Entramos a la Esfinge y a una pequeña pirámide, a la que se puede acceder gratis. Me habían dicho que entrar a la pirámide grande, que vale dinero, no merece la pena, ya que los tesoros están en el Museo Egipcio.

Discutimos con muchas personas que buscan desesperadamente una propina. Las piden sin disimulo y desmesuradamente grandes. Lo feo es que al principio dicen “no money” y luego te lo piden. Hay que saber decirles que no. La cortesía no tiene aquí sitio. Hay que ser duro y no ablandarse. Además, no teníamos tantas monedas, y pedían 20 libras por hacerte una foto o ponerse a tu lado…

En cualquier caso, las pirámides son impresionantes, inmensas, y la sensación se agranda al verlas en su entorno, el desierto. Seguro que los viejos egipcios creían que el dios del sol se manifestaba a través de ellas. He hecho como 80 fotos, casi las mismas que llevaba en todo el viaje. Ha sido la experiencia más turísticas de toda mi estancia en El Cairo.

Aquí puedes leer más Diarios de El Cairo

1 comentario

Archivado bajo Diarios de El Cairo

Trenes de Europa de Este: retrasos y aventuras (Interrail, 4)

Quejarse de la Renfe ha sido deporte nacional durante mucho tiempo. Pero amigos, desengañaros, nuestro servicio ferroviario es el auténtico paraíso. Al menos, esa es la sensación que se  te queda recorrer miles de kilómetros en trenes de Europa del Este. ¿Os imagináis pagar por un trayecto nocturno y tener que dormir en el pasillo? ¿O comprobar que de repente han desenganchado la locomotora y ver que tu vagón se queda parado en la nada durante seis horas? Estas y otras anécdotas fueron la sal y pimienta de nuestro viaje y obligan a dedicarles un capítulo aparte.

Sigue leyendo

7 comentarios

Archivado bajo Viajes

Polonia: comunismo, Cracovia y gente rancia (Interrail, 3)

La segunda parada de nuestro viaje fue Polonia, un país con una gran variedad de sitios por descubrir, pero con un handicap: su gente es mayoritariamente rancia y, en general, no habla inglés. Es curioso, no obstante, pasar de la monstruosa Varsovia, una ciudad destruida por la II Guerra Mundial y rehecha al más puro estilo comunista, a la coqueta Cracovia, la Barcelona polaca. En sus alrededores, el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau y las minas de sal, dos visitas que merecen la pena. Y en el norte queda Gdansk, que según muchos mochileros también tiene su encanto. Pero las 10 horas de tren de distancia nos quitaron la idea de visitarla. Aún así, tres días en el país que albergará la Eurocopa 2012 dieron para mucho.

Sigue leyendo

32 comentarios

Archivado bajo Viajes

Londres, por pasos: 2) los bares

Sigue leyendo

6 comentarios

Archivado bajo Viajes