Archivo de la etiqueta: taxi

Diarios de El Cairo (XV): Ciudadela de Salah Dín

10.07 – 20/09/2011

Hoy me he despertado más temprano que de costumbre para hacer algo de turismo. Voy a la Ciudadela de Saladino (القلعة صلاح الدين / Dígase “aala Salahdín”). Paso por la milenaria Universidad de Al Azahar y la gran mezquita que se levanta frente a ella. Desde Tahrir, está lejos, por lo que cojo un taxi. Mi estómago vuelve a estar bien.

Al llegar, me recibe un calor que me recuerda peligrosamente a las Pirámides. Necesito un sombreo. La entrada, como de costumbre, son 50 libras. Pago 25 como estudiante, sin tener que pelearme con el que vende los tíquets.

12.20 – 20/09/2011

Acabo de volver de la ciudadela, que preside una mezquita otomana muy parecida -pero menos impresionante- a la Santa Sofía de Estambul. Desde arriba, hay un mirador desde el que se ve la ciudad y la enorme Mezquita del Sultán Hasán. No he estado mucho tiempo allí, porque tenía miedo al sol después de la insolación del otro día. A esta hora, a pesar de ser septiembre, casi duele. Vuelvo a coger un taxi -el único que había parado en la autovía- y voy camino de mis clases de árabe.

Además de esto, ayer por la tarde quedé con Esraa, amiga de Jonás y estudiante de español, que se puso en contacto conmigo por Facebook tras mi anuncio en la página del Instituto Cervantes de El Cairo. Dimos un paseo y luego tomamos un té. La verdad es que hablamos más en español que en árabe, porque ella habla muy bajito y casi no la entendía. Un poco frustrante. Quiere volver a quedar.

Más tarde, pasamos por el hostel y encontré a las dos francesas que habían estado allí hace unos días. Les pregunté si se venían conmigo a romper mi ayuno de tres días (solo he comido arroz desde entonces) y lo hicieron. Comí pollo asado y me supo a gloria. Luego fuimos al Hurriya, a beber una cerveza (le di tres tragos) y más tarde al hostel. Antes de irnos, una de ellos dejó plantada a la otra y ésta última (Claire) me estuvo echando pestes de su amiga durante todo el camino de vuelta.

Aquí puedes leer más Diarios de El Cairo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Diarios de El Cairo

Diarios de El Cairo (X): visita a las pirámides

9.45 – 16/09/2011

Quedo con Manu para ir en Metro una parte del trayecto, hasta Giza. Allí hay que coger un autobús que vale solo una libra. De vuelta, volvemos en un taxi por 25 libras. Creo que se puede pagar menos, incluso 20. El primer taxista quería cobrarnos 50. La entrada a las pirámides vale 60 libras, pero convenzo al de la puerta de que soy estudiante (enseñando un carné de la Escuela de Idiomas) y pago la mitad, 30 libras.

Manu y yo montamos en camello una media hora por 40 libras. Damos una vuelta a todo el lugar, que es bastante grande y muy espectacular, aunque el estar tan cerca de la ciudad (casi pegado) le quita algo de gracia. Entramos a la Esfinge y a una pequeña pirámide, a la que se puede acceder gratis. Me habían dicho que entrar a la pirámide grande, que vale dinero, no merece la pena, ya que los tesoros están en el Museo Egipcio.

Discutimos con muchas personas que buscan desesperadamente una propina. Las piden sin disimulo y desmesuradamente grandes. Lo feo es que al principio dicen “no money” y luego te lo piden. Hay que saber decirles que no. La cortesía no tiene aquí sitio. Hay que ser duro y no ablandarse. Además, no teníamos tantas monedas, y pedían 20 libras por hacerte una foto o ponerse a tu lado…

En cualquier caso, las pirámides son impresionantes, inmensas, y la sensación se agranda al verlas en su entorno, el desierto. Seguro que los viejos egipcios creían que el dios del sol se manifestaba a través de ellas. He hecho como 80 fotos, casi las mismas que llevaba en todo el viaje. Ha sido la experiencia más turísticas de toda mi estancia en El Cairo.

Aquí puedes leer más Diarios de El Cairo

1 comentario

Archivado bajo Diarios de El Cairo

Diarios de El Cairo (II) 11.50 – 07/09/2011

Tras un breve paseo para mezclarme con esta locura, empiezo a ver un cierto orden en este marasmo de tráfico, calor y gente. Cojo un taxi negro. Primer error. ” وكم هذا؟” le pregunto al taxista. “لا مشكلة” responde. No hay problema. Cuando llegamos, le doy 5 libras. Se enfada y pide 15. Le doy 8. Tampoco parece exagerado.

Llego a la sede de la Agencia Efe en la ciudad. Me recibe Enrique. Es muy simpático y parece que tiene ganas de hablar. Dice que trabajó en El País y conoce a varios compañeros. Charlamos un rato. Me dice que evite los taxis negros y que coja siempre blancos, en los que se puede pedir que pongan el taxímetro. Hace dos años no había, cuenta, pero el Gobierno egipcio obligó a renovar la flota y aparcó lo que tenían más de 30 años.

Me presenta a más gente, hay quien trabaja en español y quien lo hace en árabe. Le cuento que vengo a estudiar, que me interesa el mundo árabe, que lo único que sé por ahora de El Cairo es que hace calor y su tráfico es un caos. Es un buen resumen, responde, sumándole las pirámides.

Me da su teléfono y me despido. Salgo. Cambio libras a 8,34. están casi como en el aeropuerto, esto varía mucho a diario. Cojo un taxi blanco. Pido que me lleve a Midan Tahrir. Suenan oraciones en árabe en el taxi. Fuera, pitidos, claxón, bocinas, el sonido más reconocible de esta ciudad loca.

Deja un comentario

Archivado bajo Diarios de El Cairo