Archivo de la categoría: Literatura

La ciudad de los personajes infinitos ya no se llama Ribanova

Marta Rivera de la Cruz, este jueves

Marta Rivera de la Cruz, este jueves

Puede que muchos lectores descubrieran a Marta Rivera de la Cruz tras quedar finalista en el Premio Planeta de 2006 con En tiempo de prodigios. Quizá para ellos fuera una sorpresa descubrir Ribanova, la ciudad de los infinitos personajes. Para otros muchos, quienes hayan leído las novelas anteriores de la autora, este nombre evoca un territorio propio, unas calles inventadas a medio camino entre Galicia y ninguna parte en las que nunca se acaban las historias. Por eso, sorprende que en su nuevo libro, La importancia de las cosas (Planeta, 2009), la escritora haya sustituido este escenario, su Macondo particular, por Madrid. Pero que nadie se asuste, su estilo narrativo no ha cambiado un ápice: aquí también caben las vidas de mucha gente.
Sigue leyendo

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Literatura

Pantaleón, las visitadoras y el sol de los miércoles

Son las cinco y media de la tarde de un miércoles tontorrón.  Al salir del trabajo, me ha llamado el sol de la tarde y me he quedado comiendo en un parque. Iba por las últimas páginas de Pantaleón y las visitadoras, de Mario Vargas Llosa. Con tal de no meterme en el metro -hacía un día tan de quedarse abrazados en el césped-  he ido surcando las calles de esta ciudad de las zanjas en autobuses, sumido en las letras de Vargas Llosa. Cuando he llegado a casa, traía esa mezcla de ansiedad por terminar y gana de que nunca termine que sólo te dan las historias que de verdad te dejan algún poso. Pantaleón abandona Iquitos un poco después.  Ya estoy deseando empezarme el próximo… ¿Qué tal La importancia de las cosas , de Marta Rivera de la Cruz?

5 comentarios

Archivado bajo Literatura

La joya de Medina

Aquí está el documento definitivo que prueba que, amigos, soy una auténtica joya: he inspirado el libro La joya de Medina. La autora me dedica en él una entrevista en profundidad, y glosa mis logros vitales. ¡Vamos, que me lo quitan de las manos!

3 comentarios

Archivado bajo Hablando de Míguel, Literatura

Cuando Borges y Poe jugaban a detectives

Supongamos que Jorge Luis Borges asiste a un congreso que se celebra en Buenos Aires para conmemorar el bicentenario de Edgar Allan Poe. Imaginemos que uno de los asistentes muere de forma extraña, al estilo de los relatos detectivescos de Poe, y que el propio Borges tiene que desentrañar las pistas del suceso. Éstos son los ingredientes de Borges y los orangutanes eternos, la novela con la que se presenta en España el escritor brasileño Luis Fernando Verissimo… [continúa leyendo mi noticia en ELPAIS.com]. Ésta es la pieza que me curré tras entrevistar a este -para mí- desconocido autor, que por cierto sólo hablaba portugués -me defendí bien. Mientras, voy camino a Salamanca, para romper la maldición que me impide llegar a esta ciudad maldita.

Deja un comentario

Archivado bajo Hablando de Míguel, Literatura

Fuerza para vivir

Este fin de semana he estado en mi pueblo, Huelma. Mi cuarto estaba recién pintado y tenía ya las nuevas estanterías. Así que me he pasado un rato ordenando mis libros que, en general, son aquellos que ya me he leído o he ido descartando -los libros por leer los tengo en Madrid. Sigue leyendo

23 comentarios

Archivado bajo Hablando de Míguel, Literatura

Exorcismo (Míguel empieza a escribirse)

Todo lo que he hecho en mi vida ha sido un fracaso. Cada cosa que intento termina yéndose a la mierda. Tengo la sensación de ser un absoluto perdedor, de que jamás voy a lograr ninguno de mis sueños, de que las cosas sólo pueden ir a peor. Quizá sólo digo esto porque llevo demasiados días sin follar. Las mujeres me esquivan como si tuviera la peste y supongo que eso me hace ser un poco negativo. Pero creo que hay algo de verdad. De todas formas, no me siento especialmente mal. Sigue leyendo

8 comentarios

Archivado bajo Literatura, Opinión

Estambul

La entrada al Gran Bazar de Estambul

La entrada al Gran Bazar de Estambul

Estambul. Pausa. La ciudad merece detenerse, despacio, en cada una de sus letras. Es-tamb-bul. Sílaba a sílaba, se te mete por los poros. Sin esperarlo, una e mayúscula inicia la travesía, una e que te explota con olores de mercado antiguo, de comida en la calle, de puentes sobre el mar sucio.

Sigue leyendo

5 comentarios

Archivado bajo Literatura, Viajes