Archivo de la etiqueta: poema

Cuento de Nochebuena (2004)

El niño grande pensó en su madre con rencor
porque las cosas no eran tan fáciles
como ella había contado.
Él quisiera
pasar los días atrapado en abrazos
y morir lentamente derramado entre sábanas
pero escaban las horas
y dejaban sólo un rastro de servilletas
sucias en los bolsillos
y, a veces, besos.
Pasos a la noche que llevan a otras camas,
portazos de adiós
envenenados.
Así que el niño despertó llorando,
herido de muerte por sus propios gritos
de ausencias y otros monstruos
y calló para siempre su secreto más suyo:
su soledad primera.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Diarios de El Cairo (VII): echar de menos

17.45 – 10/09/2011

Tengo gana de volver a casa
solo por poder abrazarte
o quisiera que al menos estuvieras conmigo
en mi pensión cutre de esta ciudad viva.
Aquí hay museos, taxis locos, comida barata
y un no-sé-qué tan distinto a Madrid
como lo qué tú buscas
o acaso no es el mismo. Da igual. No importa.
Te echo de menos en las mezquitas y en las plazas
en las calles estrechas y en las teterías
y aveces en diálogos
en árabe o inglés.
Egipto ya me empapa.
Pero me faltas

Aquí puedes leer más Diarios de El Cairo

Deja un comentario

Archivado bajo Diarios de El Cairo

Más de lo mismo

No se trata de incidir otra noche
en la torpe faceta de borracho literario
sino en la sensación que me persigue
de absoluto fracaso
por no mostrar a los otros lo que guardo dentro.
Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Poemas

Fi Intidaarik

Hace tiempo que no paso por una espera
de esas que se paladean en los labios como dulce de leche
y te dejan el sabor suave de las luces de la aurora. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Reflexiones de conciertos

¿Cómo pueden ser tan baratos
los tópicos de los que escribo,
tan trillado el vocabulario y las ideas
a las que limito mis palabras?
Pienso, pienso muchas cosas
sobre las que edificaría, si pudiera,
grandes novelas y libros de poemas,
pero se aleja de mí lo escrito,
no es jamás lo que busco,
no llego al punto de decir
las letras exactas.
¿Qué hay de mí en estas líneas, a dónde
atracan mis sonidos?
Y, lo que es peor,
¿es éste el único sentido de mi vida,
no seré nada
mientras siga incapaz de producir
gigantescos libros?
¿Qué cambiará eso?
¿Me hace diferente?
¿Quién esperas que te salve
de este jodido precipicio?

2 comentarios

Archivado bajo Poemas