Archivo de la etiqueta: metro

Diarios de El Cairo (X): visita a las pirámides

9.45 – 16/09/2011

Quedo con Manu para ir en Metro una parte del trayecto, hasta Giza. Allí hay que coger un autobús que vale solo una libra. De vuelta, volvemos en un taxi por 25 libras. Creo que se puede pagar menos, incluso 20. El primer taxista quería cobrarnos 50. La entrada a las pirámides vale 60 libras, pero convenzo al de la puerta de que soy estudiante (enseñando un carné de la Escuela de Idiomas) y pago la mitad, 30 libras.

Manu y yo montamos en camello una media hora por 40 libras. Damos una vuelta a todo el lugar, que es bastante grande y muy espectacular, aunque el estar tan cerca de la ciudad (casi pegado) le quita algo de gracia. Entramos a la Esfinge y a una pequeña pirámide, a la que se puede acceder gratis. Me habían dicho que entrar a la pirámide grande, que vale dinero, no merece la pena, ya que los tesoros están en el Museo Egipcio.

Discutimos con muchas personas que buscan desesperadamente una propina. Las piden sin disimulo y desmesuradamente grandes. Lo feo es que al principio dicen “no money” y luego te lo piden. Hay que saber decirles que no. La cortesía no tiene aquí sitio. Hay que ser duro y no ablandarse. Además, no teníamos tantas monedas, y pedían 20 libras por hacerte una foto o ponerse a tu lado…

En cualquier caso, las pirámides son impresionantes, inmensas, y la sensación se agranda al verlas en su entorno, el desierto. Seguro que los viejos egipcios creían que el dios del sol se manifestaba a través de ellas. He hecho como 80 fotos, casi las mismas que llevaba en todo el viaje. Ha sido la experiencia más turísticas de toda mi estancia en El Cairo.

Aquí puedes leer más Diarios de El Cairo

1 comentario

Archivado bajo Diarios de El Cairo

¡Yo me niego!

Yo me niego a culpar a los trabajadores de todos los problemas de la sociedad capitalista.
Yo me niego a criminalizar a un colectivo que reivindica sus derechos legítimos.
Yo me niego a considerarme usuario o consumidor antes que compañero.
Yo me niego a minusvalorar a los sindicatos, único elemento con el que los trabajadores podemos ser fuertes.
Yo me niego a pensar que mi comodidad está por delante de los derechos laborales.
Yo me niego a hacer comparaciones entre los sueldos de unos y otros compañeros, como si todos tuviéramos que ganar 1.000 euros y el culpable fuera el que gana 2.000.
Yo me niego, en fin, a seguir con esta espiral en la que se nos recortan derechos casa semana, en la que no luchamos por lo nuestro, en la que no nos afiliamos, y sólo protestamos cuando una huelga nos molesta.
¿Qué fue de la solidaridad obrera?
P.D. Entrevista al portavoz del comité de huelga de Metro: “Somos conscientes del daño a los ciudadanos”
Artículo en Público: ¿De quién son rehenes los viajeros del Metro?

5 comentarios

Archivado bajo Opinión