Archivo de la categoría: Poemas

Viajes de noche

Sola, te asola el tiempo:
países en descomposición
como perros atropellados;
no te acerques,
vete. La sala de fiestas
esconde el vicio, pecado
de monjas lascivas:
no hay solución,
el conflicto árabe-israelí
evita los asientos de autobús
compartidos,
reelección de lo invisible
a la vida corpórea
de las moscas, quizá
impúdica caricia
al aire, mas rompiendo
el tedio cotidiano,
repudio (no es tan fácil)
tu oculto herpes genital, avanzadilla
erógena de aquello más oscuro
que pierde, como olfato de los perros,
la noche en tu regazo.
compleja, y tan sencilla
como una de 14:
no sé si niña
o quiniela, a veces
no me importa

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

27/02/2013

Ya que no puedo derramarme entre sábanas
déjame al menos que vomite en libretas,
que me vacíe de letras de lo que no te he dicho
chiringuitos de playa y mapas de regalo.
Recuerdo que ayer mismo mi cama olía a tu pelo,
que tus bragas dormían, torpes, bajo la silla
derrotadas, mustias, más tristes que feroces,
cadáveres tras una batalla de caricias.
Y, mientras me acurrucas, las palabras no salen
se quedan engarzadas en aros de cebolla
y atacan por la espalda, como cuchillo hueco
dispuesto a penetrar el vientre de una noche
incompleta, como los poemas torpes,
incapaces de hacer que no te vayas.

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

28/08/07

Cuando acaban los besos
es el turno de facturas e hipotecas:
decidir quién se queda la tele
y el derecho de pernada de la lavadora,
dónde guardar las fotos de aquellas veces
felices
y en qué cajón se quedan las caricias,
cómo atesorar los años juntos
y los días de lluvia
y flores, y parques, y más cosas.
Forzar la despedida de cepillos de dientes
y no arañar con gritos las llamadas incómodas,
amarrarse con fuerza al calendario
y dormir cada noche en la nevera.

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Sin título (6)

“¿Qué voy a hacer? ¿Ordenar los paisajes? ¿Ordenar los amores que luego son fotografías, que luego son pedazos de madera y bocanadas de sangre?”

Federico García Lorca

¿Qué puedo hacer
si cada vez que te veo
sangro versos cansados
en las orillas de mis dudas?
¿Qué tengo que decirle a tu olor
para que no envenene
los lápices con los que escribo
absurdas odas?
¿Dónde pido la instancia
de separación
sabiendo que nunca hemos estado
cerca?
¿A quién le doy el número de cuenta
donde ingreses
la saliva que aún no me has dado?

2 comentarios

Archivado bajo Poemas

Sin título (5)

Perdí la rabia en hospitales
donde enfermó tu risa;
tras verme agonizar de miedo y sangre
me cambiaste por otros.
Perdí el valor para decirte
todo lo bueno que te espera
si te acercas nadando hasta mi barco:
prometo mil caricias.
Rompí poemas por el camino
que lleva hasta tu casa
y vomité todas las letras
con que un día quise recordarte.
No sigo. Callo. Mi garganta
se rompe con tu nombre.

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Sin título (II)

Si pudiera elegir como pasar todas las horas
que faltan hasta el próximo holocausto
me quedaría en tu cama,
tumbado,
despidiendo uno a uno los minutos,
anudado de escarchas y ceniza.
me enredaría en tus gemidos nocturnos,
en tu piel de leche y luna,
contándote los poros y las pecas
y las manchas que te tiñen de rojo el cuello.
aguardaría a la luz de la mañana
con la que te despiertas, muriéndote de sueños,
para llegarte al fondo,
más dentro que tú misma,
y resguardándome allí de coches y otros ruidos.
encontraría las frases adecuadas
para salvarte de miedos y trabajos
absurdos,
y escondería tu dolor de cabeza
en el rincón más profundo del baúl
donde guardo los besos.
tendría tiempo de poner tus braguitas
en un cajón lejano y triste
para que te olvidaras de ropas y vestidos
y siguieras pura y fresca,
desnuda de poemas
y risas imposibles.
escucharía las canciones que te inventabas
a solas en tu cuarto
y me perdería en sus notas
desparramadas como segunda voz
entre humo de wisky y gotas de tabaco.
me acordaría, de golpe, en un momento,
de las historias de cuando era pequeño
que no siempre recuerdo,
y te las contaría en susurros,
cabeza con cabeza
mientras los ojos se te fueran cerrando.
Si pudiera elegir como pasar todas las horas
que restan a la suma de los días
sería sólo un inmenso escalofrío
como el que siento al notarte por dentro.

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Cuento de Nochebuena (2004)

El niño grande pensó en su madre con rencor
porque las cosas no eran tan fáciles
como ella había contado.
Él quisiera
pasar los días atrapado en abrazos
y morir lentamente derramado entre sábanas
pero escaban las horas
y dejaban sólo un rastro de servilletas
sucias en los bolsillos
y, a veces, besos.
Pasos a la noche que llevan a otras camas,
portazos de adiós
envenenados.
Así que el niño despertó llorando,
herido de muerte por sus propios gritos
de ausencias y otros monstruos
y calló para siempre su secreto más suyo:
su soledad primera.

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas