Archivo de la categoría: Poemas

Sin título

“Obedeced solamente a esas deliciosas pasiones,
cuyo órgano es el único que os ha de conducir a la felicidad”

Marqués de Sade

cada uno esconde su propia soledad como puede: unos salen a la calle para gritarle a los otros sus penas, y disimulan al estar solos y hacen como si no hubiera espejos en su cuarto; otros se agarran todo lo que pueden a quien esté más cerca, y lo convierten en su única salvación posible y no se imaginan vivir sólo uno; hay los que piensan en ser felices sin darse cuenta del tiempo que pierden dudando un beso; y están, al final, los que no saben cuándo hay que ser sinceros, divertidos, escandalosos, algo exagerados, y simplemente se quedan quietos porque no hay lugar donde escapar de ti mismo.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Poemas

Más de lo mismo

No se trata de incidir otra noche
en la torpe faceta de borracho literario
sino en la sensación que me persigue
de absoluto fracaso
por no mostrar a los otros lo que guardo dentro.
Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Poemas

Fi Intidaarik

Hace tiempo que no paso por una espera
de esas que se paladean en los labios como dulce de leche
y te dejan el sabor suave de las luces de la aurora. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Reiteración obsesiva

Sólo soy capaz
de escribir drogado:
¿qué fue del antes
cuando todo, simplemente, fluía? Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Poemas

¿Y si al final soy un cristal?

A veces me canso de ser tan transparente. Hay días en que no me gusta que las miradas de los demás me atraviesen, como el vidrio, y sepan hasta el más profundo de mis pensamiento y el más lejano de mis vicios. Algunas mañanas, me levanto deseando que mi frente deje de ser ese escaparate en el que se exponen todos mis pecados, en el que mi cabeza se pega post-it para que todos los demás los lean mañana. En ocasiones, no quiero que las palabras se me escapen entre los dedos, como gotas de lluvia sucia, y chorreen por encima de cada ser, y vayan más lejos de lo que les pido. Otras, me importa quién escarba bajo mi corazón de ceniza, desenterrando estanterías escarchadas y lágrimas de metal, y me preocupo por cómo entenderá mis monstruos. Pero, al final, me pierdo en la sensación de ser tan frágil que no soy capaz de aguantar la ráfaga de viento que viene de tus pestañas.

* Noticia en ELPAIS.com: Ken, ¿por qué has escrito este libro?

2 comentarios

Archivado bajo Opinión, Poemas

Maniquís

El mundo se vuelve
el escaparate absurdo
de unos grandes almacenes
y no hay nada más allá
de camisetas y ropa de encaje,
filosofía barata de saldos
y compras a deshoras,
paraguas consumistas.
Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Reflexiones de conciertos

¿Cómo pueden ser tan baratos
los tópicos de los que escribo,
tan trillado el vocabulario y las ideas
a las que limito mis palabras?
Pienso, pienso muchas cosas
sobre las que edificaría, si pudiera,
grandes novelas y libros de poemas,
pero se aleja de mí lo escrito,
no es jamás lo que busco,
no llego al punto de decir
las letras exactas.
¿Qué hay de mí en estas líneas, a dónde
atracan mis sonidos?
Y, lo que es peor,
¿es éste el único sentido de mi vida,
no seré nada
mientras siga incapaz de producir
gigantescos libros?
¿Qué cambiará eso?
¿Me hace diferente?
¿Quién esperas que te salve
de este jodido precipicio?

2 comentarios

Archivado bajo Poemas