La Gran Vía nunca está triste

Hay días -pocos- que no estoy muy feliz. Que tengo bajones, o falta de alegrías. Si puedo, intento ir a la Gran Vía,  lo más cercano a un río que hay en la Ciudad de las Zanjas. Cuentan que si te acercas a un río, cargado de problemas, y le susurras al agua tus penas en voz alta, el agua se lleva tus pesadillas y malos sueños corriente abajo. También dicen que el secreto es que, al escucharte recitar tus propias miserias en voz alta, tú mismo te das cuenta de que no tienen tanta importancia.
La Gran Vía es un río, aunque de gentes y coches. Por muy mal que estés, las personas y el tráfico no cesan nunca, y tus problemas les importan poco. Por eso, cuando no estoy bien recorro despacio esta calle, y le susurro a las ventanas mis penas.  Me suelo quedar mucho más tranquilo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Madrid, Madrid, Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s