Archivo de la etiqueta: poemas

25/09/2007

Llevo tu olor pegado entre mis poros
y a ti me huelen los escaparates y autobuses.
Se me enreda por los dedos
hace parada en la espalda
permanece junto a las pestañas
se acerca muy despacio a la nariz
y la reta, y la besa, y la castiga,
y se escapa hacia la boca
que aguarda con labios vigilantes.
sube por la frente, se detiene en cada arruga
por gestos casuales,
abandona el pelo a su suerte.
se esconde entre las piernas,
llega, cansado, al abdomen
y grita en los oídos.
Llevo tu olor pegado entre mis poros
y huelen a ti mi ropa, miz zapatos y mis sueños.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Viajes de noche

Sola, te asola el tiempo:
países en descomposición
como perros atropellados;
no te acerques,
vete. La sala de fiestas
esconde el vicio, pecado
de monjas lascivas:
no hay solución,
el conflicto árabe-israelí
evita los asientos de autobús
compartidos,
reelección de lo invisible
a la vida corpórea
de las moscas, quizá
impúdica caricia
al aire, mas rompiendo
el tedio cotidiano,
repudio (no es tan fácil)
tu oculto herpes genital, avanzadilla
erógena de aquello más oscuro
que pierde, como olfato de los perros,
la noche en tu regazo.
compleja, y tan sencilla
como una de 14:
no sé si niña
o quiniela, a veces
no me importa

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Cuento de Nochebuena (2004)

El niño grande pensó en su madre con rencor
porque las cosas no eran tan fáciles
como ella había contado.
Él quisiera
pasar los días atrapado en abrazos
y morir lentamente derramado entre sábanas
pero escaban las horas
y dejaban sólo un rastro de servilletas
sucias en los bolsillos
y, a veces, besos.
Pasos a la noche que llevan a otras camas,
portazos de adiós
envenenados.
Así que el niño despertó llorando,
herido de muerte por sus propios gritos
de ausencias y otros monstruos
y calló para siempre su secreto más suyo:
su soledad primera.

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Sin título

“Obedeced solamente a esas deliciosas pasiones,
cuyo órgano es el único que os ha de conducir a la felicidad”

Marqués de Sade

cada uno esconde su propia soledad como puede: unos salen a la calle para gritarle a los otros sus penas, y disimulan al estar solos y hacen como si no hubiera espejos en su cuarto; otros se agarran todo lo que pueden a quien esté más cerca, y lo convierten en su única salvación posible y no se imaginan vivir sólo uno; hay los que piensan en ser felices sin darse cuenta del tiempo que pierden dudando un beso; y están, al final, los que no saben cuándo hay que ser sinceros, divertidos, escandalosos, algo exagerados, y simplemente se quedan quietos porque no hay lugar donde escapar de ti mismo.

1 comentario

Archivado bajo Poemas

Más de lo mismo

No se trata de incidir otra noche
en la torpe faceta de borracho literario
sino en la sensación que me persigue
de absoluto fracaso
por no mostrar a los otros lo que guardo dentro.
Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Poemas

I wanted someone to enter my life like a bird that comes into a kitchen

I wanted someone to enter my life like a bird that comes into a kitchen, and starts breaking things and crashes with doors and windows, leaving chaos and destruction. This is why I accepted her kisses as someone who has been given a leaflet at the subway. I knew, don’t ask me why or how, that we were gonna share even our toothpaste. We got to know each other by caressing each other’s scars ,avoiding getting too close to know too much. We wanted happiness to be like a virus that reaches every place in a sick body. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Hablando de Míguel

Fi Intidaarik

Hace tiempo que no paso por una espera
de esas que se paladean en los labios como dulce de leche
y te dejan el sabor suave de las luces de la aurora. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas