14/09/2015

No quiero besos de despedida en aeropuertos
sino de buenos días
que me regalen tu risa a la mañana
y tu boca de poemas.
No entiendo cómo puedo estar tan lejos
de tus pestañas
si los más alejado que quiero estar de tu bragas
es en tu pelo.
No sé por qué hay tantos kilómetros
en medio
de nosotros, si lo que yo soñaba anoche
era tragarte entera.
Pretendo desterrar tus miedos
a coces fuertes, a cucharadas,
y vomitar todas las letras
que no fueron capaces de taparte.
No quiero más derrota que perecer de tus labios,
no antojo más países que los que tengas dentro,
no busco más muerte que la que quieras darme.
Mátame si lo ansías, pero quiéreme siempre.
Y bésame la noble calavera
antes de torturarme
de miedos y otras bestias,
que este infeliz ya sólo sabe
cuidarte, cuidarte siempre,
amarte y recordarte.
Mátame si lo ansías, pero
quiéreme siempre.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s