4/08/2015

Me he despertado tiritando de frío,
soñando con tu ausencia:
mi cama era el solar bajo las Torres Gemelas
y tu sombra un espejismo lejano,
mi mano te buscaba entre las nubes
y tú eras fugaz como el Conejo Blanco de Alicia.
Sudaba y tiritaba, las dos cosas a un tiempo,
y he abierto los ojos con mi enorme torpeza:
abrazado a tu marcha, no hallándote entre sábanas,
más triste que la luna y más solo que el silencio
y he preferido taparme con tus fotos
arroparme en las caricias que no me diste
y todas las que te faltan por darme
y cerrar quedamente los párpados
para que vuelva una noche eterna
donde no haya más patria que tu regreso.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Que pasa en el mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s