28/08/07

Cuando acaban los besos
es el turno de facturas e hipotecas:
decidir quién se queda la tele
y el derecho de pernada de la lavadora,
dónde guardar las fotos de aquellas veces
felices
y en qué cajón se quedan las caricias,
cómo atesorar los años juntos
y los días de lluvia
y flores, y parques, y más cosas.
Forzar la despedida de cepillos de dientes
y no arañar con gritos las llamadas incómodas,
amarrarse con fuerza al calendario
y dormir cada noche en la nevera.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s