Archivo mensual: septiembre 2008

¡Bendito capitalismo!

Para los empresarios, hay que dar dinero del Estado a las empresas y abaratar el despido. ¡Qué risa!

Para los empresarios, hay que dar dinero del Estado a las empresas y abaratar el despido. ¡Qué risa!

Después de años de crecimiento económico, de que mi abuela me insistiera en que invirtiera en hipotecas porque “las casas nunca van a bajar”, de ver cómo los precios aumentan y los sueldos se quedan como están, de que ZP dijera que hay una “desaceleración”, resulta que estamos en una crisis con todas las de la ley. Y de las gordas. Se supone que, en estos caso, lo lógico es apretarse el cinturón, y ver cómo algunas empresas quiebran. Pero el capitalismo también hace trampas: en cuanto los bancos norteamericanos han sentido en su nuca el aliento del lobo de la quiebra, se han lanzado raudos a pedir fondos a papá Estado. ¿Alguien me lo explica? Sigue leyendo

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Opinión, Que pasa en el mundo

¿Y si al final soy un cristal?

A veces me canso de ser tan transparente. Hay días en que no me gusta que las miradas de los demás me atraviesen, como el vidrio, y sepan hasta el más profundo de mis pensamiento y el más lejano de mis vicios. Algunas mañanas, me levanto deseando que mi frente deje de ser ese escaparate en el que se exponen todos mis pecados, en el que mi cabeza se pega post-it para que todos los demás los lean mañana. En ocasiones, no quiero que las palabras se me escapen entre los dedos, como gotas de lluvia sucia, y chorreen por encima de cada ser, y vayan más lejos de lo que les pido. Otras, me importa quién escarba bajo mi corazón de ceniza, desenterrando estanterías escarchadas y lágrimas de metal, y me preocupo por cómo entenderá mis monstruos. Pero, al final, me pierdo en la sensación de ser tan frágil que no soy capaz de aguantar la ráfaga de viento que viene de tus pestañas.

* Noticia en ELPAIS.com: Ken, ¿por qué has escrito este libro?

2 comentarios

Archivado bajo Opinión, Poemas

Maniquís

El mundo se vuelve
el escaparate absurdo
de unos grandes almacenes
y no hay nada más allá
de camisetas y ropa de encaje,
filosofía barata de saldos
y compras a deshoras,
paraguas consumistas.
Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Poemas

Amor verdadero

Él la veía pasar a diario. Tan rubia, tan guapa. Cuando sus ojos azules lo miraban, pensaba realmente que no había nada más bonito. Era preciosa, no cabía duda. Él la esperaba todos los días en el mismo banco, leyendo el periódico para disimular. Sobre las nueve menos cinco de la mañana, casi como un reloj, se sentaba en el lugar por el que ella, unos minutos después, andaría distraída. Estaba seguro, ella ni siquiera sabía de su existencia.

Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Cuentos