Felices fiestas y tal


Las navidades son una época dura, sobre todo para alguien de naturaleza tan golosa como yo. Ya de por sí, los cantos de sirena de los efluvios alcohólicos, tan tradicionales en estas fechas de comunión con San JB, consiguen atraparme sin mucho problema. Pero es que además, en este caso, las fiestas venían precedidas por tres semanas de dura abstinencia etílica. Conclusión: entregueme al tercio y a las bebidas espirituosas como si no hubiere un mañana. Os dejo aquí un vídeo de la cena que celebramos el sábado en Huelma -los gritos más tontos, efectivamente, son los míos- y la foto del después.
P.D. Díos mío, díos mío, ¿por qué me has hecho tan goloso?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Que pasa en el mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s