Un periodista muerto es una mala noticia

Esta semana, ha muerto un periodista en Myanmar. La represión del ejército sobre la población civil de la antigua Birmania está siendo brutal, sin paliativos, pero el hecho de matar periodistas agrava aún más la situación. Cuando un Gobierno – u organización- ataca directamente a los representantes de los medios que cubren cualquier noticia, es la información la que se resiente.

La “información veraz y objetiva” (que reconoce el Artículo 20 de nuestra Constitución como derecho fundamental) se ve atacada cuando cualquier periodista muere. Ocurrió cuando EE.UU. disparó directamente contra el hotel Palestina en Iraq -¿se acuerda ya alguien de José Couso-  y pasa ahora cuando los militares birmanos impiden el ejercicio de la libertad informativa.

Un periodista muerto siempre, siempre, es una muy mala noticia.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Periodismo y medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s